elPalomar | Put one´s foot in #07

Put one´s foot in #07

Mi trabajo puede deslizarse entre la intimidad y la “militancia”. Es muy difícil aislarme de lo que ocurre en el mundo o de mis propias emociones; el contexto en mi obra es un factor importante. Aprendí a coser por ser el oficio de mi madre. Viniendo de una familia con escasos recursos, la costura ha sido más que una técnica, una forma de supervivencia. Quizás por eso me aferro al hilo, a las pulsiones de una máquina de coser, a la tela: sobreviviendo. Lo mismo ocurre con el dibujo o la pintura: no son meras técnicas, son las vías por las que corre mi libertad, mi expresión. Aunque la palabra ocupa un lugar importante en mi trabajo, mi lenguaje verdadero sale sólo cuando coso, pinto o dibujo.

Siempre he dicho que hay tres cosas que no pude elegir en esta vida: nacer en Maracaibo (Venezuela, 1982), ser gay y ser artista. Y son estas tres condiciones las que han marcado mi vida, mi trabajo y mi periplo. “Algún lugar mejor que este”, “Ningún lugar mejor que este”. Como la obra de Félix González Torres, trato en lo posible de adaptarme a lo que me toca vivir. Los últimos años en mi país han sido turbulentos: las separaciones familiares, el exilio, la crisis política, económica y hasta de identidad. A veces uno se halla en un lugar sin saber quién o qué se es realmente; inventamos personas, creamos máscaras… “Máscaras y autorretratos para hablar de la pulsión y de mi entorno”, es así, mi trabajo está lleno de referencias autobiográficas. Sin escarbar mucho, lo íntimo y mis experiencias se ven claramente reflejadas en mis obras —que más que “obras”, son un proyecto de vida.

La costura, el dibujo, la pintura, los collages, los poemas, los libros, los viajes, los hombres, los amores, los fracasos, el sexo, los vicios, la ausencia, la soledad, la libertad, los temores, los disfraces, el país y la vida. La identidad y la orientación sexual son dos constantes. La manera en que percibo y soy percibido por el mundo está muy ligada a mi producción. El insulto homofóbico es algo con lo que he tenido que lidiar: desconocidos, familiares y hasta el presidente de mi país me han regalado ofensas por mi preferencia sexual. Eso lo hace tema recurrente en mi trabajo. Yo no pretendo hacer activismo, es sólo mi visión, mi experiencia. Estas son mis emociones, mis relaciones con el mundo.

12
  • José Perozo
  • Equipo Palomar
  • El Palomar
  • 11/3/15